La Asertividad

Compartir en:

¿Qué es la comunicación asertiva?

En este Kit se entiende por comunicación asertiva aquellas formas de interacción constructiva que involucran, por lo menos, dos competencias ciudadanas básicas: la escucha activa y la asertividad. Por un lado, la escucha activa se refiere a estar atentos a lo que los demás están diciendo y demostrarles que estamos prestando atención. Por otro lado, la asertividad se refiere a expresar de manera firme y clara, pero sin agresión, lo que pensamos, opinamos, deseamos o necesitamos.

¿Por qué es importante aprender a comunicarnos asertivamente para la construcción de paz?

Tanto la escucha activa como la asertividad son competencias muy importantes para construir relaciones pacíficas, pues nos permiten interactuar con los demás de una manera constructiva.

Escucha activa

La escucha activa es una competencia comunicativa esencial para la construcción de paz, pues es útil para:

  • Demostrarle a nuestro interlocutor que, incluso si no estamos de acuerdo, nos interesa y valoramos su punto de vista: esto permite iniciar una comunicación de dos vías en la que ambas partes están dispuestas a escucharse. En situaciones de conflicto o desacuerdo, esto es muy importante, pues sólo así es posible llegar a acuerdos constructivos y satisfactorios. Además, cuando la otra persona percibe que valoramos sus palabras, es más probable que también responda con una actitud abierta al diálogo.
  • Permitirnos aprender de otras personas o comprender su punto de vista: muchas veces tendemos a quedarnos sólo con nuestro punto de vista y, mientras la otra persona habla, estamos buscando mentalmente argumentos para contradecirla o para convencerla de que tenemos la razón. Sólo si escuchamos genuinamente lo que otra persona nos está diciendo, tendremos la posibilidad de estar abiertos a aprender de ella o a comprender su perspectiva.
  • Permitirnos una pausa antes de reaccionar con palabras que podrían hacer daño a los demás o a nuestras relaciones: cuando enfocamos nuestros esfuerzos en comprender lo que el otro está diciendo y en demostrarle que estamos prestando atención, es menos probable que reaccionemos de manera impulsiva. La escucha activa nos da la posibilidad de dialogar pausadamente con los demás.

Cuando iniciamos una conversación demostrando a la otra persona que estamos poniendo atención, es mucho más probable que nos responda de una manera abierta al diálogo.

Aprendiendo a ser Papaz © 2018. Todos los derechos reservados.

Photos designed by Freepik